Renacimiento (4 de octubre)

Donde se cuenta la relación del Tractor de La Pobla con una fecha determinada del calendario, el 4 de octubre. Año 2009, una carrera, un susto, una ambulancia, un hospital; 2015, otra carrera. Al final, solo es… un renacimiento.

«La mayoría de corredores no corren porque quieran vivir más. Lo hacen porque quieren vivir al máximo». (Haruki Murakami)

4 de octubre de 2009. 08.15h. El corredor camina por la Avenida Alfahuir de Valencia. Y como él muchos otros que se dirigen a la salida de la XIX Volta a Peu de Benimaclet. Llega al número 40, llama, le saludan por el videoportero, abre la puerta y… todo negro.

08.20h. El corredor intenta abrir los ojos. Alguien, alguien que ve borroso habla por teléfono. Hay más gente. Está sudado. Mucho. Pero recuerda que no había empezado a correr. Tiene frío, un dolor fuerte en la cabeza y otro, mucho más fuerte en el costado. Poco a poco distingue mejor el entorno. Su amigo ha bajado ya, como él, vestido para practicar deporte. Hay unos chavales que, parece, vienen de alguna fiesta. Más atletas populares pasan, andando o trotando, en dirección a la salida cercana.

08.25h. Llega una ambulancia. Esa que seguramente estaba llamando el chico del móvil. El médico toma el pulso, ausculta el corazón, observa la cabeza, la contusión del costado. Preguntas para el corredor, para el amigo, para los chavales. Y al hospital…

Ese corredor era yo. Sufrí un síncope convulsivo que me mantuvo en cama 10 días hasta que, después de muchísimas pruebas, diagnosticaron que todo había sido un gran susto.

Cuando el ‘selfie’ no estaba tan de moda, yo ya me hice esta autofoto.
  • La parte buena: aquellos chicos anónimos vieron, a bastante distancia, como caía. En su euforia alcohólica pensaron que yo iba como ellos. Se rieron, se descojonaron, se partieron el bazo… hasta que, al acercarse a mí, les bajo instantáneamente el ‘pedo’ y decidieron ayudarme.
  • La parte mala: durante el tiempo que estuve tirado en la acera ningún popular de todos los que pasaron, ninguno, paró a ver qué pasaba. Nadie. No somos tan ‘chachis’ como pensamos.

Afortunadamente, aquellas carreras cortas organizadas por toda la ciudad de Valencia siguen existiendo. Y, por suerte también, el circuito suele programar una prueba el primer fin de semana de octubre. Así que este 2015 me permite celebrar un nuevo aniversario de mi renacimiento practicando deporte. Toca la VI Volta a Peu de les Falles de València. Esta:

La carrera más bonita de Valencia.

La carrera más bonita. La cita que siempre recomiendo. ¿Conoces esta ciudad? Aquí tienes un tour panorámico por el centro. Grandes avenidas y calles estrechas. 6.152 metros para correr, seguir disfrutando y admirar el entorno. La Valencia monumental e histórica que, por suerte, no construyó ni ha podido retocar Santiago Calatrava.

¿Pura coincidencia? ¿Destino? El que esto escribe nació también un 4 de octubre, pero de un lejano ya 1974. Han pasado 41 años desde aquel viernes y solo 6 desde el domingo de mi renacimiento. Y, últimamente, siempre puedes celebrarlo conmigo practicando nuestro deporte favorito. Correr.