Crisis de pareja

Basado en hechos reales…

Valencia, 19 de octubre de 2014. Es el día de la XXIV edición del medio maratón. El keniano Abraham Cheroben gana la prueba con un tiempo de 58’48”. Es la sexta mejor marca de todos los tiempos, la mejor marca mundial de 2014 y la mejor marca de un 21k disputado en España. Es, simplemente, la ‘leche’.

Pero detrás, lejos muy lejos, a bastantes kilómetros siguen pasando cosas. Y allí estaba el Tractor de La Pobla para contártelas. 

«No es cuestión de genética, no es cuestión de potencia. Es cuestión de perseverancia». (@Adams_Marisol)

image
Foto de @analba76

Calle de la Reina. Llegando al cartel del kilómetro 8:

Ella: «Cariño, creo que me voy a parar».

Él: «Venga, un poco más. Inténtalo. Pero… si quieres nos paramos».

Ella: «No. Si tú quieres nos paramos».

Él: «No, no, lo que tú digas».

Yo: «Venga, sigue un poco más. Baja el ritmo pero sigue corriendo. No te pares».

Ella: «Es que… es que me duele la rodilla».

Y se para. Y él con ella mientras yo encaro el cartel del 8. Llevamos una tercera parte de la prueba y ya hay gente andando. ¿Están seguros de en qué competición se han metido?

Pero sigo:

– Él: «A ver, a ver, ¿qué vas a hacer con todo eso?».

– Ella: «Primero me voy a beber el vaso de isotónico. Después el agua…».

– Él: «Para, para, ¿y ese gel?».

– Ella: «Mmmm,… es para el kilómetro 14′.

Él: «Anda, déjate de historias. A ver si te va a sentar mal».

Acabamos de pasar el avituallamiento del 10. La chica prepara la ingesta de su brebaje salvador, con tiempo, con previsión…

En otro punto del circuito:

Él: «Vamos bien. El último kilómetro a 6’30”. Vamos muy bien. ¿Cómo te encuentras? ¿Algún dolor?».

Ella: «…».

Él: «Venga, venga, ya no nos queda nada. ¡Ánimo! ¡Tú puedes!».

Ella: «…».

Él: «Esa es mi chica. Muy bien. Vamos, vamos…».

Ella: «…».

La fémina corre escuchando música. No oye nada,… o peor incluso, pasa totalmente de su ‘chorbo’. Y no me extraña. Es un pesado. Kilómetro 16.

image
Jorge y Cristina son la penúltima pareja protagonista de esta historia. (Foto de @analba76)

Ella viste la camiseta oficial de la carrera. Él también. Ella se llama Cristina. Y él Jorge. La foto está hecha en el kilómetro 13. Después, en el 18, Jorge, con voz sosegada le dijo a Cristina:

Jorge: «No queda nada. Tres quilómetros. Eres una campeona y vas a llegar. Tranquila».

– Cristina, apretando los puños, contestó con un eufórico: «¡Sííííí!». 

En el video de meta, yo entro a los 41″, ellos a los 47″. Con beso y abrazo, con alegría. Como toca, como estos:

resizer.php-2
Foto de lasprovincias.es
resizer.php-4
Foto de lasprovincias.es

Pero mi preferido es un duo que había superado cerca del 19:

Él: «Vamos nena, ya no queda nada».

Ella: «¡Cállate! ¡Déjame!».

Él: «¡Un último esfuerzo!».

Ella: «¡Vete a tomar por culo!».

Y el silencio…

No se qué pasó con ellos. Espero que llegasen a meta aunque fuese andando. Y supongo que hoy, de alguna manera, ya habrán solucionado aquella pequeña… crisis de pareja.