Diario de un corredor

Supero el cartel del kilómetro 3. Voy bien, cómodo, a gusto. A mi derecha, de entre varios corredores aparece una rueda. Un señor mayor cruza con su bici. Increíble y cierto. Puedo seguir corriendo y chocar o detenerme totalmente para evitarlo. Y me paro. Es la desconexión. El click. La pregunta: «¿Qué hago aquí?». El final.

1
Primer o segundo kilómetro de la carrera. Todavía quería correr.

Domingo, 18 de octubre de 2015. 09:30 h.

Simplemente, no me apetecía correr más. No dispongo de otra razón ni otra excusa. Ni la tengo ni me la voy a inventar. Después del pequeño incidente de la bicicleta he seguido en carrera, sí, pero solo continuaba para llegar al kilómetro 9. El que está junto a la meta, el que se sitúa a 200 metros del coche. Me he retirado del medio maratón de Valencia.

Domingo, 18 de octubre de 2015. 12:30 h.

Tengo un bajón tremendo. Entre sollozos, en la ducha, le digo a mi mujer: «Lo dejo. No quiero correr más. Se acabó».

Sorprendida responde: «¿Cómo? ¿Ahora? ¿Y no vas a participar en el maratón? Llevas tres meses sin parar, paliza tras paliza y no lo vas a intentar?».

– «Sí, se acabó». Está decidido: .

En la conversación con NovatilloTotal comunico mi decisión: «Llegué al 9 y no me veía corriendo 12 más. No tenía ganas».

– «¿Y correr 32 más en un mes?».

«Descartado».

– «Te nos has quemado. ¿Sabes que te digo? A tomar por XX. Si no te apetece no lo hagas. Nos generamos unas obligaciones chorras con esto del correr…».

Lunes, 19 de octubre de 2015, 22:19 h.

Mi amigo navarro me sigue cuestionando: «¿Y en el día +1, qué dice tu cabeza?».

– «Buena pregunta sin respuesta». Miro las zapatillas y la ropa en el armario. Son simples objetos. Nada más.

Martes, 20 de octubre de 2015, 09:37 h.

Ya tengo contestación: «No corro». Él tiene pregunta: «¿Definitivamente?». Vuelvo a contestar: «No tengo ganas. Ni ayer, ni hoy». 

Día trágico. Llueve. La Nespresso ha muerto y no puedo tomar café. Si no corro, no trabajo, no puedo tomar café y me duele la cabeza, diluvia y me duele la espalda, ¿qué sentido tiene vivir?

Miércoles, 21 de octubre de 2015, 12:06 h.

2
Bienvenida a casa. (foto de @ximotamarit)

Hoy ha salido el sol. Mensaje para NovatilloTotal: «Tengo ganas de correr».

Respuesta: «Estás fatal. ¿Y de correr cinco horas?». Más de 5 horas me costaría completar el maratón de Valencia. Él lo sabe y yo también.

Ahí me has dado, amigo. Está claro, por ahora: «Eso no». Y recibo su consejo: «Pues vete a correr a tu ‘bola’. Y ya está».

No llegaré a salir. Ni aún siendo un parado de larga duración dispongo de tiempo siempre que quiero. Las obligaciones familiares cierran la puerta al entrenamiento pero abren la verja del mañana.

Ah, y la nueva Nespresso entra en casa. Bienvenida. ¡Aleluya!

Jueves, 22 de octubre de 2015, 10 h.

Sigue saliendo el sol. Un día magnífico en una vida magnífica. Hoy voy a correr. Sí, me apetece. Tengo ganas. He cargado el reloj, he sacado las zapatillas y preparado la ropa.

Hoy puede ser un día maravilloso. El primero tras esta, ¿crisis?

3
@Trifinisher tiene razón.
Anuncios