Silogismos de un corredor

Yo soy uno de los muchos que a las 10 de la mañana, del 3 de febrero de 2015, estaba sentado frente al ordenador. Yo soy uno de los 2.000 que, poco después, ya habían pagado para correr el medio maratón y el maratón de Valencia (concretamente, a las 10:28 horas). Hay otros 1.998 que, junto al que escribe, se han beneficiado de las inscripciones bonificadas puestas a la venta. Y estas son mis razones.

maraton-valencia-cartel«Argumento que consta de tres proposiciones, la última de las cuales, la conclusión, se deduce necesariamente de las otras dos, llamadas premisas». (Significado de la palabra silogismo)

  1. Premisa 1: estoy en el paro y, por tanto, muy limitado en ingresos y, mucho más, en los gastos.
  2. Premisa 2: siendo de los 1.000 primeros en apuntarme al maratón ahorraba 5 euros. Siendo de los 1.000 primeros en apuntarme al medio maratón ahorraba otros 6. Total, 11 euros.
  3. Conclusión: si tengo claro que quiero correr ambas pruebas, ¿por qué renunciar a semejante rebaja?

Hay más razones. También económicas. Puedes pensar que me autoengaño. Sí, quizá sí pero, ¿es malo?:

Sin título

  1. Premisa 1: pagué 14 euros por correr los 10K Valencia.
  2. Premisa 2: no pude participar pues estaba lesionado.
  3. Conclusión: precio pagado menos dinero ahorrado (14-11), solo he ‘palmado’ 3 euros.

Siguiente propuesta:

  1. Premisa 1: por un despiste, se pasó el plazo y la organización del Maratón de Viena me sopló 61 euros por el medio maratón.
  2. Premisa 2: dispongo de 11 euros que he ahorrado en las carreras de Valencia.
  3. Conclusión: 61 euros – 11 euros = participar ‘solo’ me costará 50 euros.

La última, para no cansarte:

_maraton6dfb5117_8a199bec

  1. Premisa 1: los 21k del San Fermín Marathon cuestan 22 euros.
  2. Premisa 2: dispongo de 11 euros que he ahorrado en las carreras de Valencia.
  3. Conclusión: 22 euros – 11 euros = para volver a la prueba de Pamplona me faltarían otros 11 euros.

Y no, no me vas a pillar con los ‘otros’ gastos del corredor inmerso en la burbuja. Ejemplo: ‘Tenía un hotel de Pamplona reservado por 99,5 euros. El último sábado de enero, esa misma habitación costaba 98,4euros. Y cambié la reserva. Con ese 1 euro y 10 céntimos, solo me faltan 9,9 para pagar los 21k del San Fermín Marathon. Y así, podría contarte unas cuantas.

Más. Yo, que siempre llevo unas Saucony cuyo precio ronda los 130 euros, solo las compro cuando han bajado de 100. Únicamente adquiero ropa Kalenji, o utilizo camisetas y gorras que me dan en las carreras. Cualquier otra prenda o gadget, llegan a mí a través de regalos.

Estas son mis razones para haber ‘corrido’ a apuntarme a unas pruebas que se disputan dentro de 9 y 10 meses. Son, única y exclusivamente, mis razones. Y sí, sigo pensando que ha valido la pena.

Y así, mientras la burbuja no reviente.